Fisioterapia y rehabilitación

1 – Un fisioterapeuta te ayudará a controlar el dolor

El dolor crónico puede ser una de las condiciones más limitantes que se pueden experimentar, especialmente si se desconoce la causa y no hay esperanzas de una curación. Sin embargo, las técnicas de fisioterapia y los ejercicios que te puedan prescribir pueden ayudar a movilizar las articulaciones y los tejidos blandos así como restaurar la función muscular, reduciendo así los dolores o eliminándolos por completo. Y esto es difícil de conseguir, porque una vez sin dolor, el paciente se olvida de que tiene que seguir con sus ejercicios, cuando los pacientes continúan realizándolos regularmente, pueden evitar que el dolor regrese.

2 – La fisioterapia te puede salvar de pasar por quirófano

Aunque la cirugía puede ser inevitable en algunos casos, un fisioterapeuta nos puede ayudar a evitar la cirugía en muchos otros casos. Al ayudarnos a eliminar el dolor, a sanar y mejorar la salud física, la fisioterapia conseguirá sanar el tejido lesionado y facilitará la movilidad por sí sola, eliminando así la necesidad de pasar por las manos de un cirujano. Y en caso de que ya se haya pasado por una cirugía, la fisioterapia nos ayudará a recuperar de nuevo la forma y ayudarnos a recuperarnos más rápido.

3 – La fisioterapia mantiene alejadas a las pastillas

Al pasar por el quirófano, puede suceder que sigamos con dolor a largo plazo y que sea tratado con medicamentos. Para reducir el riesgo de dependencia a la medicación (muchas veces opiáceos), la fisioterapia es una gran alternativa para tratar los problemas de dolor ocasionados por la cirugía. Incluso el centro de prevención y control de enfermedades recomienda la fisioterapia en lugar de pastillas analgésicas.

4 – La fisioterapia mejora nuestra movilidad y equilibrio

Puede suceder, que después de una lesión importante o una cirugía de consideración, que sea difícil para los pacientes volver a ponerse en pie. La movilidad puede ser tan justa que actividades tan simples como sentarse, levantarse de la cama o equilibrar el cuerpo puedan ser todo un desafío. Aquí es cuando la fisioterapia viene al rescate. Los ejercicios que pueda prescribir un fisioterapeuta pueden restaurar la movilidad, hacer que caminar y moverse de un lado a otro sea más sencillo, e incluso pueden mejorar la coordinación y el equilibrio en pacientes con alto riesgo de caídas.

5 – Tu fisio te puede ayudar a con aspectos generales de salud

Una de las ventajas menos conocidas de la fisioterapia es que ayuda con muchos problemas de salud relacionados con la edad como pueden ser dolores articulares, artritis y osteoporosis. El enfoque de la fisioterapia es más seguro y conservador para los pacientes mayores ya que les ofrece una alternativa menos invasiva que pasar por el quirófano para reparar de alguna forma las articulaciones. También se ha demostrado que la fisioterapia es eficaz para todos aquellos que sufren de problemas cardíacos ya que ayuda a la función cardiovascular.

6 – El derrame cerebral y la fisioterapia

Después de un derrame cerebral, es habitual que se pierda movimiento de forma parcial. La fisioterapia puede ayudar a fortalecer y coordinar a esas partes del cuerpo y cerebro para así mejorar la postura y el equilibrio. También ayuda a los pacientes a ser más independientes en la vida diaria lo que ocasiona que en muchos casos dejen de necesitar asistencia de terceros.

7 – La fisioterapia te ayuda a prevenir lesiones

Uno de los aspectos más importantes de la fisioterapia, y a la vez muy poco considerado, es el que consiste en evaluar las áreas débiles del cuerpo de los pacientes y diseñar un plan de fisioterapia que ayude a fortalecer esas zonas vulnerables. Al reconocer las áreas de debilidad muscular o esquelética, un fisioterapeuta puede analizar qué tan probable es que un paciente pueda sufrir una lesión y diseñar una tabla de ejercicios que se dirijan y fortalecer y cuidar los grupos musculares y las articulaciones implicadas. De esta forma se previenen lesiones futuras en todas esas áreas.

8 – Los problemas de la edad

Todos nos hacemos mayores. De momento no hay solución para ello. Gracias a los años, pueden venirnos a visitar diferentes enfermedades como la artritis y la osteoporosis. La fisioterapia puede ayudarnos a aliviar el dolor y a recuperarnos. Por ejemplo, si nos hemos sometido a un reemplazo de rodilla, articulación o cadera. Otro de los beneficios de la fisioterapia es que puede ayudarnos a mantener a raya la artritis y la osteoporosis.

9 – Ayuda a mejorar el movimiento

Un fisioterapeuta puede identificar, diagnosticar y tratar los problemas relacionados con la movilidad. Creará un planing diseñado a medida para atajar los problemas de cada persona y de esta forma se vaya progresivamente mejorando y alcanzando unos resultados. La fisioterapia puede ayudarnos a vivir sin dolor y aumentar nuestra calidad de vida.

10 – Es buena para las enfermedades del corazón y los pulmones

Como parte del proceso de recuperación para la rehabilitación cardíaca y pulmonar después de un ataque cardíaco, la fisioterapia a menudo se utiliza como una ayuda para asegurarse de que las actividades de la vida diaria están yendo correctamente. Por lo general, esto es parte del proceso general de rehabilitación y lo prescribirá el médico, pero a veces puede ser necesario que nosotros mismos busquemos la ayuda de un fisioterapeuta.

11 – Para los deportistas

No hay deportista de élite sin su equipo de fisioterapeutas. ¿Por qué? No solo para prevenir las lesiones y ayudar a recuperar mejor, que también, si no, para conseguir una mejor resistencia que será de gran ayuda. Esto es importante especialmente para los atletas de élite que necesitan todo lo que les pueda dar un plus de rendimiento. Otra razón por la que los deportistas pueden beneficiarse de la fisioterapia es porque mejora la circulación y fortalece los músculos haciéndolos más flexibles.

12 – Para los dolores de cabeza.

Sí, como lo oyes. Muchos de los dolores de cabeza, ya sean migrañas o todo tipo de cefaleas tienen un origen físico. Puedes entrar a la consulta de tu fisioterapeuta con un horrible dolor de cabeza que te de incluso arcadas y ganas de vomitar y salir sin una sola molestia.

“LA VIDA ES MOVIMIENTO”